El Test del PullBuoy

El Test del PullBuoy

Hay muchas entradas sobre el uso (y abuso) del pullbuoy (incorrectamente denominado ‘pullboy’) en las sesiones de natación. En Iberswim consideramos que es un elemento que debe ser usado mínimamente si quieres mejorar tu técnica, muy lejos del constante protagonismo que se le da en infinidad de tablas y entrenamientos de piscina.

¿Tienes un buen control sobre tu posición en el agua al nadar? ¿podrías mejorar tu hidrodinámica? ¿el batido de tus piernas es realmente efectivo o son un lastre para tu brazada? ¡Comencemos con el test!

TEST DE NATACIÓN CON PULLBUOY

¿Das demasiadas patadas? ¿Son realmente propulsivas o más bien un gasto evitable? ¿Adoptas una posición hidrodinámica en natación? ¿Tienes control sobre tus caderas o son un lastre?

Te presentamos un test rápido y para cualquier nivel que  te permitirá averiguar si tu posición en el agua es la adecuada o si, por el contrario, es mejorable.

Para realizar el test sólo necesitas una piscina con una calle relativamente tranquila (si nadas en nado libre no lo hagas en hora punta), un pullbuoy, un cronómetro y poco más.

En primer lugar deberás calentar. No vamos a hacer ningún sobreesfuerzo pero no está de más que hagas el test cuando ya hayas pasado la fase de activación

Ahora realizaremos un primer largo contando brazadaspara acostumbrarnos a hacerlo, si es que no lo haces habitualmente. Nos impulsamos desde la pared con una fuerza controlada (intenta que siempre sea igual en cada largo) y cuando empieces a nadar, cuenta una brazada cada vez que uno de tus brazos entre en el agua. Intenta evitar el sobredeslizamiento al final de cada largo para que el conteo sea lo más exacto posible.

Cuando te hayas acostumbrado a contar brazadas y estés cómodo podemos empezar el test. Nadaremos 50m contando brazadas y midiendo el tiempo que tardamos en recorrer esta distancia. Una vez que tengamos los datos haremos la suma entre el número de brazadas y los segundos que hemos tardado. Intenta nadar a un ritmo cómodo.

A = Nº Brazadas + Segundos

(Sin pullbuoy)

Después de descansar, lo justo para recobrar el aliento, cogeremos el pullbuoy y volveremos a tomar los datos. Intenta que el impulso desde la pared sea lo más parecido al de la tanda anterior.

B = Nº Brazadas + Segundos

(Con pullbuoy)

PRIMERA PREGUNTA

¿En cuál de las dos tandas te has sentido más cómodo? ¿Has sentido menos resistencia y tenías más control en el agua sin el pullbuoy (A) o con el pullbuoy (B) ?

SEGUNDA PREGUNTA

Entre los resultados numéricos que has obtenido, ¿Cuál de los dos ha sido MENOR? ¿A o B?

RESULTADO

El pullbuoy flota y acerca las caderas a la superficie del agua, evitando que las piernas se hundan. Es decir, te engaña y hace el trabajo por ti.

Si en alguna de las dos preguntas que te hemos formulado tu respuesta ha sido Bdeberías trabajar tu equilibrio en el agua. Es posible que estés dando patadas poco eficientesque únicamente sirven para evitar que tus piernas se hundan y no para una propulsión adecuada. Quizá deberías realizar más ejercicios de control postural y equilibrio en el agua que de propulsión.

Si a ambas respuestas han sido A, ¡enhorabuena! Parece que tu posición en el agua es bastante apropiada. El test evidentemente no es definitorio y si has leído hasta aquí este artículo es porque estás realmente interesado en tu técnica de crol. ¿Alguna vez has grabado tu brazada? La grabación y análisis de vídeo es el mejor test para  mejorar, es decir: conocer tus puntos de mejora, tus movimientos más eficientes y cómo trabajarlos y sacar provecho de ellos.

¡Disfruta la natación!

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

51 + = 52