Agarre en crol: 8 claves para mejorar tu técnica.

Agarre en crol: 8 claves para mejorar tu técnica.

Una de las partes más complicadas de asimilar en la brazada estilo crol es la técnica de agarre. Aunque no es un movimiento difícil sí es cierto que se puede complicar mucho si no le dedicamos la atención y la paciencia por la que siempre abogamos en nuestros artículos sobre  natación Total Immersion. Una buena técnica de agarre puede significar comodidad, velocidad y fluidez en el agua; mientras que un agarre ineficiente puede dar lugar a movimientos incontrolados, longitud de brazada mínima y muchas burbujas y salpicaduras. Hoy vamos a darte 8 claves para un agarre eficiente y que quizá no conozcas. UN AGARRE PACIENTE “La paciencia es la fortaleza del débil y la impaciencia, la debilidad del fuerte.” (Immanuel Kant). La frecuencia del movimiento de brazada de crol es relativamente alta (decenas de repeticiones por minuto). Ello hace que muchos nadadores entiendan que la manera de aumentar su velocidad sea nadar con una frecuencia aún mayor. Esto puede ser cierto en distancias muy cortas pero tal aumento tiene un sobrecoste: por un lado el agotamiento inmediato y por otro la pérdida de técnica eficiente. Hacer un uso acelerado del agarre es tentador. Nuestra primera idea sería intentar hacer un agarre lo más rápido posible y lo más rígido posible. En iberswim.com entendemos que este concepto tiene una aplicación muy limitada en la práctica. De hecho es posible que esta forma de entrenar, a la larga, sólo te lleve una lesión casi asegurada. Uno de los principios básicos de cualquier técnica de natación debería ser la minimización de lesiones (tanto para niños, como adolescentes o adultos) y la idea de “más rápido” y “más fuerte” no parece el mejor camino. Más aún si no eres...
El Test del PullBuoy

El Test del PullBuoy

Hay muchas entradas sobre el uso (y abuso) del pullbuoy (incorrectamente denominado ‘pullboy’) en las sesiones de natación. En Total Immersion consideramos que es un elemento que debe ser usado mínimamente si quieres mejorar tu técnica, muy lejos del constante protagonismo que se le da en infinidad de tablas y entrenamientos de piscina. ¿Tienes un buen control sobre tu posición en el agua al nadar? ¿podrías mejorar tu hidrodinámica? ¿el batido de tus piernas es realmente efectivo o son un lastre para tu brazada? ¡Comencemos con el test! TEST DE NATACIÓN CON PULLBUOY ¿Das demasiadas patadas? ¿Son realmente propulsivas o más bien un gasto evitable? ¿Adoptas una posición hidrodinámica en natación? ¿Tienes control sobre tus caderas o son un lastre? Te presentamos un test rápido y para cualquier nivel que  te permitirá averiguar si tu posición en el agua es la adecuada o si, por el contrario, es mejorable. Para realizar el test sólo necesitas una piscina con una calle relativamente tranquila (si nadas en nado libre no lo hagas en hora punta), un pullbuoy, un cronómetro y poco más. En primer lugar deberás calentar. No vamos a hacer ningún sobreesfuerzo pero no está de más que hagas el test cuando ya hayas pasado la fase de activación Ahora realizaremos un primer largo contando brazadaspara acostumbrarnos a hacerlo, si es que no lo haces habitualmente. Nos impulsamos desde la pared con una fuerza controlada (intenta que siempre sea igual en cada largo) y cuando empieces a nadar, cuenta una brazada cada vez que uno de tus brazos entre en el agua. Intenta evitar el sobredeslizamiento al final de cada largo para que el conteo sea lo...
Las 4 claves para respirar en natación

Las 4 claves para respirar en natación

Creo que puedo decir sin miedo a equivocarme que conozco la razón principal por la que la mayoría de aficionados acude a profesionales del deporte de la natación para mejorar su técnica. Aunque la velocidad y la eficiencia en natación larga distancia lleva a muchos nadadores a interesarse por Total Immersion, sin duda alguna, de todos los puntos técnicos de la brazada, el que más demandan curso tras curso es el de la respiración en natación. Son varias las razones por las que respirar en natación con soltura puede convertirse en un problema realmente agobiante, pero por lo general el origen está en una concepción equivocada de la natación. Mucha gente se aproxima a este deporte desde la misma perspectiva que la carrera a pie o el ciclismo y, ciertamente, es un error.   El agua, un medio extraño Somos mamíferos terrestres, hace millones de años que nuestros antepasados abandonaron el agua. Hemos de considerar por lo tanto que no todo aquello que nos es útil en tierra nos tiene que servir en el agua. A día de hoy el medio acuático nos es realmente extraño, podríamos enumerar algunas de las razones más importantes que marcan la diferencia en el campo de la natación. La gravedad juega un papel diferente. Nuestro aparato locomotor ha evolucionado para erguirse en contra de la gravedad. El ser humano ha desarrollado un fortísimo sistema muscular que invierte gran cantidad de energía en mantener en posición vertical el complicado y resistente sistema óseo al que se ancla. Somos animales terrestres “diseñados” para la verticalidad y en nuestro día a día, para tomar la posición neutra, hemos de activar muchísimos músculos. Cuando nos sumergimos en...
La única manera de nadar más rápido.

La única manera de nadar más rápido.

“Nadar más rápido”, “Mejorar tus marcas de triatlón”, “Entrenar la fuerza en natación”, “Entrenar la resistencia en triatlón”, “Supérate”… todos son conceptos que rodean el mundo del deporte de la natación y el triatlón. Miles de empresas deportivas invierten millones y millones de euros en hacer llegar este mensaje a los deportistas a través de sus campañas de marketing. Este bombardeo publicitario, como muchos otros, intenta evitar que pienses: busca imponer la idea de que más duro, más esfuerzo, más sudor es mejor. Si aplicas estos consejos publicitarios a la natación puede que consigas mejoras efímeras (sobre todo si no la has practicado antes), pero estas mejoras tendrán muy poco recorrido: pronto empezarás a sentir que has tocado techo y tus marcas no variarán por mucho sigas esforzándote día a día. De pronto las mejoras desaparecen y lo que empiezan a aparecer son lesiones, dolores, sobrecargas… “¿No se supone que la natación es buena para las lesiones?”, “Si no soy un nadador de élite, ¿cómo es que tengo los hombros lesionados?” y para colmo “El año pasado en mis entrenamientos nadé más kilómetros y más duro que nunca pero luego en las pruebas mi marca no mejoraba.” Muchos deportistas han asumido un combo inseparable a  sus entrenamientos deportivos: no mejorar y estar perpetuamente al borde de la lesión. En este pequeño artículo vamos a contarte  cómo hacer que de verdad tu natación mejore en velocidad, resistencia y, lo más importante: evitando lesiones. ¿Esperas resultados diferentes aunque sigues entrenando igual? ¿Cuánto ha mejorado tu natación en los últimos años? Si la mejora ha sido mínima quizá deberías plantearte un camino distinto que te haga mejorar más y más rápido. Ese camino siempre existe, lo...