Agarre en crol: 8 claves para mejorar tu técnica.

Agarre en crol: 8 claves para mejorar tu técnica.

Una de las partes más complicadas de asimilar en la brazada estilo crol es la técnica de agarre. Aunque no es un movimiento difícil sí es cierto que se puede complicar mucho si no le dedicamos la atención y la paciencia por la que siempre abogamos en nuestros artículos sobre  natación Total Immersion. Una buena técnica de agarre puede significar comodidad, velocidad y fluidez en el agua; mientras que un agarre ineficiente puede dar lugar a movimientos incontrolados, longitud de brazada mínima y muchas burbujas y salpicaduras.

Hoy vamos a darte 8 claves para un agarre eficiente y que quizá no conozcas.

UN AGARRE PACIENTE

“La paciencia es la fortaleza del débil y la impaciencia, la debilidad del fuerte.” (Immanuel Kant).

La frecuencia del movimiento de brazada de crol es relativamente alta (decenas de repeticiones por minuto). Ello hace que muchos nadadores entiendan que la manera de aumentar su velocidad sea nadar con una frecuencia aún mayor. Esto puede ser cierto en distancias muy cortas pero tal aumento tiene un sobrecoste: por un lado el agotamiento inmediato y por otro la pérdida de técnica eficiente.

Hacer un uso acelerado del agarre es tentador. Nuestra primera idea sería intentar hacer un agarre lo más rápido posible y lo más rígido posible. En iberswim.com entendemos que este concepto tiene una aplicación muy limitada en la práctica. De hecho es posible que esta forma de entrenar, a la larga, sólo te lleve una lesión casi asegurada. Uno de los principios básicos de cualquier técnica de natación debería ser la minimización de lesiones (tanto para niños, como adolescentes o adultos) y la idea de “más rápido” y “más fuerte” no parece el mejor camino. Más aún si no eres un nadador profesional y quieres poder seguir disfrutando de la natación durante muchos años.

Ciertamente el movimiento de natación crol es bastante rápido, pero un nadador debe intentar ser, tras cada entrenamiento, un poco más consciente de todos y cada uno de los movimientos que componen su brazada. Poco a poco, este análisis te llevará a una mejor propiocepción y empezarás a poder hacer rectificaciones en determinados instantes que antes sólo querías comprimir en el tiempo. Así, tener un agarre paciente, consciente y capaz de “armar” el brazo en el instante adecuado hará que tu apoyo en el agua sea el justo y necesario. Para conseguirlo no hay nada como seguir el dicho de “entrena despacio para nadar más rápido”. Entrenar a una frecuencia baja y con unas pocas brazadas por tramo hará que seas consciente de esas pequeñas variaciones claves en el agarre. Progresivamente serás capaz de llevar este gesto a frecuencia de nado pero ya habrás imprimido un movimiento mucho más eficaz en tu sistema nervioso.

PRESIÓN JUSTA EN EL AGUA

¿Alguna vez te has preguntado cuánta presión ejercen tu mano y tu brazo sobre el agua? Ciertamente no es mucha o, por lo menos, no tanta como para que necesites tener una musculatura capaz de levantar decenas de kilos en el gimnasio. Aunque muchos nadadores de alta competición pasen muchas horas en el gimnasio (especialmente sobre máquinas de natación en seco), para la mayoría de nadadores se recomienda el trabajo con gomas si quieres practicar en el gimnasio. Esta tarea es mucho más parecida a la sensación que tendrás en el agua. Recuerda lo que dijo Jon Urbanchek:

“Los que prentenden ser más fuertes que el agua se hunden” (Jon Urbanchek)

Y esta frase tan demoledora es realmente cierta. Lo importante no es ser más fuerte que el agua, lo importante en el agarre es ser capaz de “aguantar el pulso al agua” en cada brazada. Piensa en que si tu trayectoria subacuática es muy rápida estarás ganando el pulso al agua y por lo tanto estarás perdiendo agarre. En cambio si tu brazada es demasiado relajada o no es un movimiento adecuado con el que apoyarte en el agua, será ella quien te gane a ti y por lo tanto estarás perdiendo eficiencia.

AGARRA TODO EL AGUA QUE PUEDAS

En un artículo anterior hablamos sobre la posición de los dedos en la trayectoria acuática, pero no creas que la mano es el único elemento que participa en esta parte de la brazada. Unaparte muy importante del agarre es el antebrazo. Tanto que muchas marcas de neoprenos para natación incorporan en las mangas de sus trajes diferentes escamas o rugosidades que ayudan a un mejor agarre para el nadador.

Si en tu agarre participa el antebrazo podrás abrazar mucha más agua que solo con la mano. Si buscas una brazada eficiente es preferible una trayectoria subacuática menos impetuosa pero que abrace bien el agua a una brazada muy rápida que se apoye poco en el agua. Existe mucha bibliografía al respecto y diferentes ejemplos figurativos para que puedas hacerte una idea de cuál este concepto: “codo alto” y “abrazar un barril” son los más habituales.

TU MANO NO VA HACIA ATRÁS, TÚ VAS HACIA ADELANTE.

La diferencia entre un buen agarrre y un agarre deficiente radica en cuál sea tu concepto a la hora de realizar la trayectoria subacuática. Muchos nadadores dan brazadas pensando en echar agua hacia atrás cuando realmente no es eso lo que buscan. Con eso puede que consigan mover agua hacia atrás pero no conseguirán mover su cuerpo hacia adelante. No olvidemos que ese es nuestro objetivo: no mover agua a nuestro alrededor sino conseguir que nuestro cuerpo avance.

Así, el agarre perfecto sería aquel que hiciera que nuestra mano permaneciera quieta en el agua mientras nuestro cuerpo avanza. Tal y como comenta Terry Laughlin en una de sus últimas publicaciones “en 1968 en la Universidad de Indiana (USA) el entrenadorJames ‘Doc’ Counsilmanató unas luces a las manos del legendario nadador Mark Spitzpara realzar su movimiento en la grabación subacuática de su brazada. Cuando Counsilman visionó las imágenes observó algo que echaba por tierra las nociones tradicionales de ‘moverse hacia adelante empujando agua hacia atrás’. El vídeo mostraba claramente que las manos de Spitz salían del agua más adelante de donde habían entrado.” Evidentemente este ejemplo queda un poco grande (enorme) a la mayoría de los nadadores pero, ¿por qué no empezar a pensar así en nuestra brazada?

NO HAGAS TRAYECTORIA EN “S”

En la natación clásica se hablaba de la trayectoria en “S” que hay que realizar para una buena tracción en el agua. Desde hace ya algunos años este concepto ha pasado de “clásico” a “obsoleto”. Y no lo decimos nosotros, lo dice ‘un tal’ Isaac Newton en su Tercera Ley de Newton o Principio de acción y reacción:

A cada acción siempre se opone una reacción igual pero de sentido contrario. En cualquier interacción hay un par de fuerzas de acción y reacción situadas en la misma dirección con igual magnitud y sentidos opuestos.

Así podemos concluir que si al realizar el trayecto subacuático nuestra brazo describe una línea en forma de ‘S’ hacia un lado y otro obtendremos como reacción una fuerza que nos impulsará hacia el lado contrario que, por lo general, no es hacia donde nos queremos impulsar. Si nuestro objetivo es avanzar en línea recta la trayectoria denuestro brazo deberá ser también en línea recta.

EL ROLIDO Y EL AGARRE

Sobre las diferentes partes de la brazada de crol existen infinidad de libros, artículos, aplicaciones, vídeos… pero muchas veces se disecciona el movimiento de crol en partes inconexas como si la patada, el agarre, el rolido, la respiración no tuvieran que ver una con la otra. En este punto queremos resaltar la importancia de una buena coordinación entre el rolido y el agarre de crol, ya que:

1. – Una desconexión de estos movimientos puede llevarte a una lesión de hombro asegurada. Evidentemente tanto el rolido como el agarre tienen un punto de conexión evidente: el hombro. Si no quieres acabar con el temido hombro de nadador será mejor que empieces a coordinar tu agarre con el movimiento del tronco.

2. – Es el origen de la potencia. Puede que pienses que la potencia de tu brazada está en la fuerza de tus brazos o de tus piernas, pero desde iberswim.com te invitamos a que empieces a pensar que el origen de tu potencia realmente está en la buena coordinación del giro longitudinal de tu cuerpo y el movimiento de tus brazos y piernas. Su descoordinación sólo te llevará a un gasto mayor sin repercusión en tu potencia.

4 Comentarios

  1. Muy buen artículo y muy claro explicado

    Responder
  2. Hola amigos de IBERSWIM:

    Interesante artículo sobre el AGARRE. Podría mejorarse con algún vídeo explicativo sobe todo para los que empezamos. Si una imagen vale mas que 1000 palabras, un vídeo vale mas que 1000 imágenes.

    Muchas gracias por ayudarnos a mejorar en este bonito deporte.
    Saludos cordiales
    Rafael

    Responder
    • Intentaremos compartir algún vídeo. Gracias!

      Responder

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

65 − = 64